Soy Fundador y CEO de INUSUAL. Empezamos en Barcelona en 1997 como una comunidad de profesionales innovadores. Hoy somos una empresa global de servicios de innovación que ayuda a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial. Creemos que las organizaciones ya no necesitan Recursos Humanos, si no Humanos con Recursos.

Nuestro trabajo es ayudar a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial, aprovechando su pasado, liderando su presente y creando su futuro.

Impulsamos la cultura y comportamiento innovador de nuestros clientes animando la colaboración, fomentando la creatividad, generando productividad e inspirando la innovación.

Nuestros servicios:

  • Evaluación y certificación de la capacidad innovadora.
  • Asesoria estratégica para una cultura de la innovación.
  • Coaching y entrenamiento de equipos para el cambio.
  • Insourcing de equipos para proyectos de innovación.
Cuenta conmigo si necesitas ayuda con cualquiera de estos temas: creatividad organizacional, pensamiento innovador, cultura innovadora, liderazgo creativo, innovación creativa, actitud creativa, espacios colaborativos, espacios de co-creación, espacios creativos, rediseño de espacios de trabajo, rediseño de oficinas, adecuación de espacios colaborativos, design thinking, simplexity thinking, service design, service innovation, human-centric innovation, customer centric innovation, customer centricity, customer experience management, user experience, experience innovation, experience design, interaction design, emotional design.
A lo largo de estos últimos veinte años, he tenido la suerte de trabajar en proyectos donde ha sido clave aplicar la creatividad y la innovación al desarrollo profesional y organizacional. He trabajado con marcas excepcionales como Affinity Petcare, Adobe, Starbucks, Vips, Ginos, Fridays,  CaixaBank, BancSabadell, AXA Assistance, Assistència Sanitària, Catalana Occidente, Danone, Almirall, Bayer, Sanofi, Ferrer, Roche, ESADE, Ajuntament de Barcelona, SEAT, pwc, RACC, Gas Natural Fenosa, GSMA, Puig, Estée Lauder, Tommy Hilfiger, Donna Karan, Clinique, UOC, Symantec, Microsoft, Autodesk y HP.

Hace unos años me decidí a escribir el libro ‘Estrategia Digital‘ (Editorial Deusto) que trata sobre cuáles son los factores críticos del éxito de una empresa en Internet. Ya va por su octava edición.

He dado clases de marketing  y diseño de experiencias en ESIC-ICEMD, en UAB, EINA y en UPF. He participado en conferencias en IESE, ESADE, EADA, cámaras de comercio, patronales, colegios y gremios profesionales, etc

Soy Miembro de la International Academy of Digital Arts and Sciences, Official Ambassador de los Webby Awards en España y de “Lovie Awards” en Europa. He sido jurado en los Premios ImánNewYork FestivalsLausEl Sol y Art Art Directors Club of Europe.

No obstante, creo que el verdadero jurado de nuestro trabajo son los clientes. Si un trabajo no funciona, no puede ser bueno, aunque gane muchos premios. Creo que el mejor reconocimiento que puede conseguir en un proyecto es que el cliente te mire a los ojos y te diga: el proyecto ha sido un éxito ¡buen trabajo!

Para ver un resumen de algunas apariciones en los medios y material relacionado, puedes acceder aquí.

Follow Pere Rosales on F6S

¿Cómo crece una cultura creativa?

896

¿Te ha pasado alguna vez que cuando te gusta un coche en concreto (un bolso, unos zapatos, un viaje), te lo encuentras en todas partes?

Esto me pasa a mi con la innovación creativa, tengo la sensación que cada vez se habla más del tema. No sé si es que yo estoy demasiado enfocado, o que realmente hay un interés creciente. ¿Qué piensas tú?

Lo que si es cierto, es que cuando hablamos de innovación creativa, y de brillar en el mercado, el concepto que surge a los pocos minutos, es la cultura.

Curiosamente no hablamos mucho de estrategia, quizás porque sea más fácil para la dirección fijar objetivos y prioridades, que conseguirlos. De hecho toda empresa suele tener muy claro lo que quiere conseguir, pero no todas saben cómo, y lo más importante, con quién van a hacerlo.

Ejecutar la estrategia es siempre mucho más complicado que crearla, sobretodo cuando la gente no se siente identificada con élla y no la adopta como propia.

¿Pero hay mucha gente así?

Según el reciente estudio “State of the global workplace” realizado a nivel mundial por Gallup, sólo el,13% de los empleados se sienten muy comprometidos con su trabajo. Un 63% no lo están y un 24% está activamente en contra. En España es ligeramente mejor, (62%-18%-20%), pero sigue siendo muy bajo.

Con este escenario, parece difícil esperar de la gente sea creativa, que innove y que saque lo mejor de sí misma. Pero la realidad es que las empresas que consiguen una cultura innovadora, es porque se la ganan a pulso cada día.

Conseguir una cultura de innovación creativa en la empresa no es un estado, sino un proceso de crecimiento.

No se crea, se planta y se riega, es un hábito que se se cultiva. Una acción colectiva y continua que sucede cada día y requiere atención y mimo por parte del liderazgo.

¿Cómo se planta y riega una cultura creativa? 

Antes de nada, hay que desprenderse de la idea que la creatividad es sólo jugar y pasárselo bien, y si alguien tiene alguna duda al respecto, que se lea este buen artículo de Edward de Bono, y si la duda prevalece, que lea su libro “Serious Creativity” y se convencerá definitivamente.

Una vez subsanado el prejuicio, hay algunas acciones muy concretas que nosotros hemos comprobado que funcionan muy bien, mira en esta lista de 10 a ver si os encaja alguna:

  1. Crear un espacio en la empresa cuya función sea fomentar la innovación creativa. Por ejemplo, nosotros le llamamos “INUSUAL garden – donde florecen las buenas ideas”. Pero darle nombre es en sí mismo una actividad de innovación. Pruébalo y verás como funciona.
  2. Pedir al equipo que genere ideas, deben percibir que innovar también es cosa suya, que se les paga también por ello.
  3. Medir la innovación creativa con indicadores objetivos, cada empresa tiene los suyos, pero es importante que sean explícitos y se conozcan previamente.
  4. Cuando entren nuevos empleados, colocar en el protocolo de ‘on-boarding’ la necesidad de innovar como parte del trabajo y facilitarles herramientas, espacio y tiempo para que aporten valor desde la visión fresca de venir de fuera, que sin duda perderán al cabo del tiempo.
  5. Distribuir pizarras blancas, o mejor si son paredes pintadas con un barniz especial, que funcionan de maravilla como espacios espontáneos de iniciativas. Podemos poner en la parte superior algo así como, “qué pasaría si…” O “Cómo podríamos…”
  6. Que los temas e ideas no se queden en la pizarra, no hay nada más fustrante ver que tu esfuerzo creativo no le importa a nadie. Lo ideal es incorporar en cada reunión un espacio de los últimos 5 o 10 minutos para revisar las últimas ideas. Probablemente sean el rato más interesante y productivo de la reunión. Aunque también se pueden hacer reuniones específicas para estudiar las propuestas.
  7. Tener una plataforma colaborativa que permita agregar, clasificar y priorizar las ideas para que no se escape ninguna y se de respuesta a todas. Hay muchas en el mercado, si te interesa alguna en concreto lo podemos hablar en los comentarios.
  8. Plantear un reto mensual para toda la empresa que suponga una selección de las mejores ideas y lleve incorporado ganar un premio del tipo, fin de semana en… Y la oportunidad de comer o desayunar un día con el CEO y estudiar a fondo la idea y sus posibilidades. Aquí es importante que puedan participar las familias y amigos de los empleados, es una innovación abierta natural que funciona muy bien.
  9. Habilitar espacios de encuentro casual, más allá de la cafetería o la puerta para fumar. La idea es que gente que no se encuentra habitualmente (salvo en la cena de Navidad) pueda coincidir en un espacio casual e improvisado.
  10. Desarrollar un programa de ‘mentorship’ donde las personas más creativas se responsabilicen del desarrollo creativo de otros miembros del equipo que les interese el tema. Si son de departamentos, áreas y ciudades distintas, aún mejor.

Hay muchas más, pero para no alargarnos, hoy lo dejamos aquí. Como ves el hilo conductor de todo es atreverse a hacer cosas distintas y fáciles que no requieren mucho presupuesto, pero sí una plena determinación y convencimiento de la dirección.

No se innova por casualidad. La innovación creativa hay que plantarla y esperar a que crezca y dé sus frutos.

La dirección tiene la palabra en esto. De ella depende, que la innovación creativa se perciba, no como algo extra y estéril, sino como parte del trabajo y una de las mejores maneras de conseguir que una organización brille en el mercado y sienta que puede conseguir todo lo que se proponga.

¿Tiene vuestra empresa esta mentalidad? En caso contrario pregúntate qué hace falta que pase para que se lo crea y compártelo con nosotros si te apetece.



Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>