Soy Fundador y CEO de INUSUAL. Empezamos en Barcelona en 1997 como una comunidad de profesionales innovadores. Hoy somos una empresa global de servicios de innovación que ayuda a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial. Creemos que las organizaciones ya no necesitan Recursos Humanos, si no Humanos con Recursos.

Nuestro trabajo es ayudar a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial, aprovechando su pasado, liderando su presente y creando su futuro.

Impulsamos la cultura y comportamiento innovador de nuestros clientes animando la colaboración, fomentando la creatividad, generando productividad e inspirando la innovación.

Nuestros servicios:

  • Evaluación y certificación de la capacidad innovadora.
  • Asesoria estratégica para una cultura de la innovación.
  • Coaching y entrenamiento de equipos para el cambio.
  • Insourcing de equipos para proyectos de innovación.
Cuenta conmigo si necesitas ayuda con cualquiera de estos temas: creatividad organizacional, pensamiento innovador, cultura innovadora, liderazgo creativo, innovación creativa, actitud creativa, espacios colaborativos, espacios de co-creación, espacios creativos, rediseño de espacios de trabajo, rediseño de oficinas, adecuación de espacios colaborativos, design thinking, simplexity thinking, service design, service innovation, human-centric innovation, customer centric innovation, customer centricity, customer experience management, user experience, experience innovation, experience design, interaction design, emotional design.
A lo largo de estos últimos veinte años, he tenido la suerte de trabajar en proyectos donde ha sido clave aplicar la creatividad y la innovación al desarrollo profesional y organizacional. He trabajado con marcas excepcionales como Affinity Petcare, Adobe, Starbucks, Vips, Ginos, Fridays,  CaixaBank, BancSabadell, AXA Assistance, Assistència Sanitària, Catalana Occidente, Danone, Almirall, Bayer, Sanofi, Ferrer, Roche, ESADE, Ajuntament de Barcelona, SEAT, pwc, RACC, Gas Natural Fenosa, GSMA, Puig, Estée Lauder, Tommy Hilfiger, Donna Karan, Clinique, UOC, Symantec, Microsoft, Autodesk y HP.

Hace unos años me decidí a escribir el libro ‘Estrategia Digital‘ (Editorial Deusto) que trata sobre cuáles son los factores críticos del éxito de una empresa en Internet. Ya va por su octava edición.

He dado clases de marketing  y diseño de experiencias en ESIC-ICEMD, en UAB, EINA y en UPF. He participado en conferencias en IESE, ESADE, EADA, cámaras de comercio, patronales, colegios y gremios profesionales, etc

Soy Miembro de la International Academy of Digital Arts and Sciences, Official Ambassador de los Webby Awards en España y de “Lovie Awards” en Europa. He sido jurado en los Premios ImánNewYork FestivalsLausEl Sol y Art Art Directors Club of Europe.

No obstante, creo que el verdadero jurado de nuestro trabajo son los clientes. Si un trabajo no funciona, no puede ser bueno, aunque gane muchos premios. Creo que el mejor reconocimiento que puede conseguir en un proyecto es que el cliente te mire a los ojos y te diga: el proyecto ha sido un éxito ¡buen trabajo!

Para ver un resumen de algunas apariciones en los medios y material relacionado, puedes acceder aquí.

Follow Pere Rosales on F6S

Cómo es una empresa innovadora

776

En mi último artículo acababa con la pregunta ¿hay alguna manera de fomentar que la gente quiera mojarse y poner a trabajar la creatividad y el ingenio que llevan dentro? Hoy nos vamos a ocupar de eso.

No hay directivo que no reconozca la innovación como algo fundamental en la época en que vivimos. De hecho, muy frecuentemente hablan de innovación, como si fuera algo que tienen tan arraigado en la empresa, que casi parece obvio.

El caso es que, cuando miras un poco más a fondo, muchas veces te das cuenta que son palabras, y nada más.

Preguntas como ¿de cuánto tiempo dispone la gente para innovar al día, semana, mes, año? ¿qué porcentaje del presupuesto se dedica a innovación? ¿cómo medís el retorno? ¿cuánto retorno tenéis? ¿en qué espacio innováis? ¿cada cuánto lo usáis? ¿qué tiene de especial? ¿qué porcentaje de gente que consideráis creativa tenéis en el equipo? ¿cómo sabéis qué potencial creativo tenéis? ¿con cuánto margen para el error innováis? ¿cómo fomentáis la creatividad? ¿qué metodología usáis? ¿qué porcentaje de ingresos vienen como consecuencia de productos o servicios que no existían hace cuatro años? ¿cuánto tardáis en innovar?

La innovación y la creatividad suenan muy bien y por ello la gente presume de usarlas, pero muy pocos son capaces de demostrarlo.

Podríamos seguir preguntando durante varios párrafos más, pero con esta batería de cuestiones, tenemos más que suficiente como para darnos cuenta de sí de verdad innovan o no, simplemente analizando las respuestas.

¿Por qué no inovamos más?

Porque va contra natura, porque estamos enfocados en el día a día, en conseguir los resultados por los que cobramos, porque cuesta mucho salir de la caja, y más cuando no tienes tiempo ni tan sólo para hacer bien tu trabajo “¿cómo vamos a innovar, si apenas llegamos al presupuesto?” me decía hoy una persona en un workshop.

Vamos saturados, y nos quedamos en la superficie del día a día. Para conseguir concentrarnos y evitar las interrupciones, o nos quedamos en casa, o nos encerramos en el despacho.

Esto sucede porque las empresas convencionales no están pensadas para innovar, sino para ejecutar.

Hasta ahora no han necesitado aplicar la creatividad al trabajo el día a día porque el futuro era previsible y todo el mundo sabía lo que tenía que hacer para conseguir los resultados. Ahora hay mucha volatilidad, incertidumbre, caos y ambigüidad, competimos en un entorno VUCA.

¿Cómo se conjuga la innovación con el trabajo del día a día?

Esta es la cuestión que distingue a las empresas que son innovadoras de verdad, de las que sólo dicen serlo. No se puede estar resolviendo temas cotidianos y al mismo tiempo repensar lo que hacemos y cómo lo hacemos. O nos enfocamos en una cosa, o en la otra.

Por eso las empresas innovadoras tienen sistemas para conseguir conjugar las dos cosas, por un lado siguen operando para conseguir los resultados y para ello usan su estructura tradicional y metodología tradicional. Eso es gestionar. Por el otro, son capaces de contagiar a las personas más emprendedoras (o inusuales) que tienen dentro, para que lideren (no gestionen) los proyectos de innovación.

Y también les dan los recursos necesarios para hacerlo, o sea, tiempo y espacio como mínimo. y cuando llega el momento, también dinero.

Esto comporta que deben convivir la estructura y procesos regidos por la eficiencia, con la creatividad, la innovación y el liderazgo. Te recomiendo que le eches un vistazo al gran John Kotter, en este video lo expone de una forma muy visual.

Si además te interesa el tema, léete su libro más reciente sobre la necesidad de acelerar el ritmo del cambio en las organizaciones. Que lo difrutes



Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>