Soy Fundador y CEO de INUSUAL. Empezamos en Barcelona en 1997 como una comunidad de profesionales innovadores. Hoy somos una empresa global de servicios de innovación que ayuda a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial. Creemos que las organizaciones ya no necesitan Recursos Humanos, si no Humanos con Recursos.

Nuestro trabajo es ayudar a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial, aprovechando su pasado, liderando su presente y creando su futuro.

Impulsamos la cultura y comportamiento innovador de nuestros clientes animando la colaboración, fomentando la creatividad, generando productividad e inspirando la innovación.

Nuestros servicios:

  • Evaluación y certificación de la capacidad innovadora.
  • Asesoria estratégica para una cultura de la innovación.
  • Coaching y entrenamiento de equipos para el cambio.
  • Insourcing de equipos para proyectos de innovación.
Cuenta conmigo si necesitas ayuda con cualquiera de estos temas: creatividad organizacional, pensamiento innovador, cultura innovadora, liderazgo creativo, innovación creativa, actitud creativa, espacios colaborativos, espacios de co-creación, espacios creativos, rediseño de espacios de trabajo, rediseño de oficinas, adecuación de espacios colaborativos, design thinking, simplexity thinking, service design, service innovation, human-centric innovation, customer centric innovation, customer centricity, customer experience management, user experience, experience innovation, experience design, interaction design, emotional design.
A lo largo de estos últimos veinte años, he tenido la suerte de trabajar en proyectos donde ha sido clave aplicar la creatividad y la innovación al desarrollo profesional y organizacional. He trabajado con marcas excepcionales como Affinity Petcare, Adobe, Starbucks, Vips, Ginos, Fridays,  CaixaBank, BancSabadell, AXA Assistance, Assistència Sanitària, Catalana Occidente, Danone, Almirall, Bayer, Sanofi, Ferrer, Roche, ESADE, Ajuntament de Barcelona, SEAT, pwc, RACC, Gas Natural Fenosa, GSMA, Puig, Estée Lauder, Tommy Hilfiger, Donna Karan, Clinique, UOC, Symantec, Microsoft, Autodesk y HP.

Hace unos años me decidí a escribir el libro ‘Estrategia Digital‘ (Editorial Deusto) que trata sobre cuáles son los factores críticos del éxito de una empresa en Internet. Ya va por su octava edición.

He dado clases de marketing  y diseño de experiencias en ESIC-ICEMD, en UAB, EINA y en UPF. He participado en conferencias en IESE, ESADE, EADA, cámaras de comercio, patronales, colegios y gremios profesionales, etc

Soy Miembro de la International Academy of Digital Arts and Sciences, Official Ambassador de los Webby Awards en España y de “Lovie Awards” en Europa. He sido jurado en los Premios ImánNewYork FestivalsLausEl Sol y Art Art Directors Club of Europe.

No obstante, creo que el verdadero jurado de nuestro trabajo son los clientes. Si un trabajo no funciona, no puede ser bueno, aunque gane muchos premios. Creo que el mejor reconocimiento que puede conseguir en un proyecto es que el cliente te mire a los ojos y te diga: el proyecto ha sido un éxito ¡buen trabajo!

Para ver un resumen de algunas apariciones en los medios y material relacionado, puedes acceder aquí.

Follow Pere Rosales on F6S

Ni se os ocurra innovar cuando…

784

Puede que pienses que la innovación es algo que puede y debe hacerse lo antes posible, como si fuera una medicina que cura todos los males, pero la verdad es que no es así.

La innovación, sobre todo si pretendemos que sea innovación creativa, no es algo que podamos hacer de la noche a la mañana, como si se tratase de una medida de ajuste. Requiere voluntad, pero también tiene su momento.

Ya hemos hablado de lo complicado que es mover a un elefante, además de difícil, puede ser peligroso si no encontramos la ocasión idónea para hacerlo. Desde mi punto de vista, hay algunos momentos en particular en los que no es nada aconsejable iniciar un proceso de cambio o de innovación. Veamos algunos de ellos, ni se os ocurra innovar cuando:

  • Ya vivís gracias a la última innovación y eso pasó hace menos de un año.
  • Vuestros clientes sean más conservadores que vosotros mismos.
  • Vuestro mercado no tiene pinta de cambiar en los próximos cinco años (difícil, pero no imposible).
  • Lo que habéis hecho siempre, sigue funcionando y no veis ningún riesgo de esto cambie.
  • Las extensiones de productos o de marca siguen produciendo beneficios.
  • No existe ningún sentido de urgencia para innovar, suena hasta raro en la empresa.
  • Hablar de largo plazo no significa ir más allá de un trimestre.
  • Cuando todo el mundo dice “tenemos que innovar” pero nadie se hace responsable.
  • No disponéis de una partida presupuestaria, ni apoyo para hacer algo en lo que podéis (y deberéis) fallar.
  • Estáis sufriendo una crisis de corto plazo. Si es de largo plazo ¡ya os podéis poner las pilas!
  • La empresa está saturada intentando cubrir toda la demanda del mercado (felicidades).
  • Nadie tiene la menor idea de por qué tenéis que innovar.
  • No tenéis ninguna necesidad de negocio detrás, sólo queréis innovar porque suena bien.
  • No podéis crear un buen equipo dispuesto e ilusionado por conseguirlo.
  • No tenéis el apoyo de los que de verdad mandan en la empresa.
  • La gente no está todavía preparada para romper sus hábitos.
  • La gente es perezosa y se contenta con copiar a la competencia.
  • La organización no tiene ni idea de cuál es la visión de lo que pretende conseguir en el futuro.
  • Todo el mundo le tiene terror a equivocarse.
  • Todo el mundo ataca las nuevas ideas por el mero hecho de ser distintas a “cómo se hacen las cosas aquí”.
  • Sabemos que las personas clave que tienen que dar su apoyo al proyecto, no están de nuestra parte.

Como ves, una buena parte de las razones en las que desaconsejamos la innovación, tienen que ver con aspectos culturales. Y es que para innovar no sólo se necesita una buena idea, se requiere que ésta venga en el momento oportuno y con las personas adecuadas. La idea, además de crearla, habrá que validarla, diseñarla, desarrollarla, prototiparla, testarla, validarla, producirla, lanzarla, venderla, facturarla, servirla y matenerla en el mercado. ¡Casi nada! ¿Cómo está tu organización? ¿Estáis preparados para innovar? Tenéis alguna otra razón poderosa para no hacerlo? Compártela con nosotros y ampliaremos la lista.



Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>