Soy Fundador y CEO de INUSUAL. Empezamos en Barcelona en 1997 como una comunidad de profesionales innovadores. Hoy somos una empresa global de servicios de innovación que ayuda a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial. Creemos que las organizaciones ya no necesitan Recursos Humanos, si no Humanos con Recursos.

Nuestro trabajo es ayudar a personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial, aprovechando su pasado, liderando su presente y creando su futuro.

Impulsamos la cultura y comportamiento innovador de nuestros clientes animando la colaboración, fomentando la creatividad, generando productividad e inspirando la innovación.

Nuestros servicios:

  • Evaluación y certificación de la capacidad innovadora.
  • Asesoria estratégica para una cultura de la innovación.
  • Coaching y entrenamiento de equipos para el cambio.
  • Insourcing de equipos para proyectos de innovación.
Cuenta conmigo si necesitas ayuda con cualquiera de estos temas: creatividad organizacional, pensamiento innovador, cultura innovadora, liderazgo creativo, innovación creativa, actitud creativa, espacios colaborativos, espacios de co-creación, espacios creativos, rediseño de espacios de trabajo, rediseño de oficinas, adecuación de espacios colaborativos, design thinking, simplexity thinking, service design, service innovation, human-centric innovation, customer centric innovation, customer centricity, customer experience management, user experience, experience innovation, experience design, interaction design, emotional design.
A lo largo de estos últimos veinte años, he tenido la suerte de trabajar en proyectos donde ha sido clave aplicar la creatividad y la innovación al desarrollo profesional y organizacional. He trabajado con marcas excepcionales como Affinity Petcare, Adobe, Starbucks, Vips, Ginos, Fridays,  CaixaBank, BancSabadell, AXA Assistance, Assistència Sanitària, Catalana Occidente, Danone, Almirall, Bayer, Sanofi, Ferrer, Roche, ESADE, Ajuntament de Barcelona, SEAT, pwc, RACC, Gas Natural Fenosa, GSMA, Puig, Estée Lauder, Tommy Hilfiger, Donna Karan, Clinique, UOC, Symantec, Microsoft, Autodesk y HP.

Hace unos años me decidí a escribir el libro ‘Estrategia Digital‘ (Editorial Deusto) que trata sobre cuáles son los factores críticos del éxito de una empresa en Internet. Ya va por su octava edición.

He dado clases de marketing  y diseño de experiencias en ESIC-ICEMD, en UAB, EINA y en UPF. He participado en conferencias en IESE, ESADE, EADA, cámaras de comercio, patronales, colegios y gremios profesionales, etc

Soy Miembro de la International Academy of Digital Arts and Sciences, Official Ambassador de los Webby Awards en España y de “Lovie Awards” en Europa. He sido jurado en los Premios ImánNewYork FestivalsLausEl Sol y Art Art Directors Club of Europe.

No obstante, creo que el verdadero jurado de nuestro trabajo son los clientes. Si un trabajo no funciona, no puede ser bueno, aunque gane muchos premios. Creo que el mejor reconocimiento que puede conseguir en un proyecto es que el cliente te mire a los ojos y te diga: el proyecto ha sido un éxito ¡buen trabajo!

Para ver un resumen de algunas apariciones en los medios y material relacionado, puedes acceder aquí.

Follow Pere Rosales on F6S

¿Se puede medir la creatividad?

1850
¿Se puede medir la creatividad?

Peter Drucker decía “lo que se mide, se mejora,” pero es evidente que hay cosas que son más difíciles de medir que otras. A la creatividad en las organizaciones le pasa eso; mucha gente dice que es necesaria, pero muy poca la mide sistemáticamente.

De hecho, muy pocas empresas tienen indicadores establecidos para medir la innovación de sus equipos, y las que los tienen, raramente está vinculados directamente con el negocio.

Un estudio de McKinsey señala que más de un 70% de ejecutivos considera la innovación como una de sus tres prioridades, pero tan sólo un 22% dispone de métricas de innovación.

Entonces ¿cómo medimos la innovación? Es más, ¿cómo medimos la capacidad creativa de la gente para resolver problemas complejos y anticiparse a oportunidades futuras? Como se trata de algo tan difuso, cada uno tiene su propia perspectiva, y por supuesto, su propia expectativa.

Hay muy pocas empresas como 3M que tengan un riguroso y estricto sistema de medir la innovación. Entre otras cosas, porque muchas veces resulta muy difícil conjugar lo cualitativo, con lo cuantitativo.

“No todo lo que se puede medir importa, y no todo lo que importa se puede medir” —Albert Einstein

Las organizaciones más innovadoras han encontrado el equilibrio entre medir cosas tan evidentes como las grandes cifras que provienen de nuevos productos o servicios que no existían “n” años atrás, y cosas tan intangibles aunque reales como el impacto del liderazgo en los resultados de la innovación.

Para innovar, empieza por el final

Lo mejor que podemos hacer para inventar nuestro propio futuro, es ser capaces de imaginarlo y de saber concretar qué esperamos obtener al final para poder decir que estamos en el camino correcto. No empecemos por las fórmulas, sino preguntándonos cosas claras y simples como:

  • ¿Cuántos nuevos segmentos de clientes queremos tener en el futuro gracias a la innovación?
  • ¿Cuántos beneficios que estén directamente ligados a algún proyecto de innovación en concreto?
  • ¿Qué porcentaje de actuales clientes queremos bascular a nuevos productos o servicios?
  • ¿Qué porcentaje queremos tener de ingresos que provengan de nuevos productos vs de nuevos servicios?
  • ¿Cuánto queremos ganar gracias a nuevas patentes en el mercado?

Crear es no copiar

Esta conocida frase original de Jacques Maximin, popularizada por Ferran Adrià resume perfectamente la actitud correcta a la hora de medir la creatividad en la organización. No busques un modelo estándar de indicadores para “copiarlo” no existe.

Cada organización debe encontrar el suyo propio, muchas veces con ayuda externa de alguna consultor, pero muchas otras simplemente aplicando el sentido común y asumiendo que el fallo es parte del proceso de aprendizaje. Pero obviamente hay algunas pautas que podemos seguir.

Lo mejor es identificar las grandes variables para luego detallarlas más a fondo. Si te preguntaran por tres grandes cosas de las que depende la innovación en tu organización, posiblemente sabrías contestarías: los clientes, el equipo humano, y el liderazgo. Pues empieza precisamente por aquí y pregúntate cosas como:

Clientes

  • ¿Cuántas ideas vienen de clientes a través de programas de innovación abierta? ¿Tenemos alguno? ¿Funciona?
  • ¿Cuántas ideas nos han sugerido los clientes a través de las redes sociales? ¿Hemos desarrollado alguna? ¿Lo hemos comunicado a los clientes?
  • ¿Cuántas ideas propias hemos consultado sistemáticamente con nuestros clientes para poderlas refinar? ¿¿Hay alguna diferencia respecto a las que sólo provienen de nosotros?

Equipo humano

¿Cuántas ideas provienen de la creatividad del equipo y se han convertido en nuevos productos o servicios que son rentables?

  • ¿Cuántas nuevas patentes tenemos gracias a alguien que trabaja con nosotros y no le pagamos por inventar?
  • ¿Cuántas ideas recopilamos en los premios internos de innovación? ¿Tenemos alguno?
  • ¿Qué ratio de ideas normales necesitamos para poder obtener una idea genial de nuestra gente?
  • ¿Cuánto presupuesto hemos dedicado a la generación interna de nuevas ideas? ¿Cuál es el retorno?
  • ¿Cuánto tiempo dedica nuestro equipo a “pensar fuera de la caja”?
  • ¿A cuánta gente hemos entrenado para que sea capaz de generar buenas ideas?

Liderazgo

  • ¿Cuántos líderes tenemos que fomenten la creatividad interna de sus equipos de forma exitosa?
  • ¿Cuánto tiempo dedican nuestros líderes a animar a sus equipos a que innoven?
  • ¿Cómo fomentamos la creatividad internamente? ¿Quién es responsable? ¿Funciona bien?
  • ¿Cuánta tolerancia al fallo y al experimento existe en la organización? ¿Cómo podemos aumentarla?
  • ¿Cuánto tiempo dedican nuestros líderes a “pensar fuera de la caja” respecto a obtener los resultados a corto?
  • ¿Qué deberíamos hacer para que nuestra organización se convirtiera en un referente en creatividad aplicada al negocio?

Podríamos seguir haciendo esta lista más larga y detallando más cosas, pero seguramente a estas alturas ya te has dado cuenta que hay muchas formas de medir la creatividad en la organización y que sólo hay una manera de conseguirlo: querer hacerlo de verdad.

La gran trampa es posponerlo y seguir “tirando” mientras que podamos porque ahora no podemos correr el riesgo de empezar a jugar con experimentos y “cosas que no venden”. Pero ¿no crees que el mayor riesgo es precisamente no arriesgarse?



Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>